'Hierofanías' de Alfredo Rodríguez en la columna 'La ventana' de Juan Gracia Armendáriz en Diario de Navarra


          Alfredo Rodríguez (Pamplona, 1969) pertenece a una generación de poetas navarros cuyas propuestas estéticas no tienen nada que envidiar a la de sus coetáneos más conspicuos. La suya se ha adscrito a una suerte de "neonovismo", bajo la admonición de su más pertinaz representante, el gran José María Álvarez. La propuesta cosmopolita, viajera y lujosa era el contrapunto a la poesía que seguía atada al "airico de la tierra". Necesitábamos respirar y Alfredo Rodríguez nos lo permitía con sus poemas ilustrados de paisajes exentos de folclorismo. El poeta nos aclara el título de su último poemario, que ahora publica con mimo Chamán Ediciones: "Aquellas manifestaciones expresas de Lo sagrado, en suma, apariciones milagrosas". En el prólogo, Javier Asiáin se pregunta a qué se debe el cambio de registro de su compañero de letras: "No sé muy bien qué le ha pasado a este poeta (...) para ataviarse de súbito con el sayo monástico de los monjes tibetanos..." En efecto, los 42 poemas que componen Hierofanías giran en torno a las antiguas tradiciones sapienciales que, desde Oriente, han propuesto una forma de conocimiento y espiritualidad que hoy nos llegan en forma de bisutería mindfullness: "Más vale un gramo de experiencia que kilos de teoría", afirmaría un maestro zen. El cambio de registro, que no de poética, obedece a la vivencia del autor, quien ya nos advierte de la dificultad que entraña transmitir en palabras lo inefable. El poemario gira hacia los abismos luminosos de José Ángel Valente o Hugo Mújica, poetas que trataron de hacer suya la rica tradición mística oriental y occidental. El autor no reniega del culturalismo. Abundan las referencias a prácticas ascéticas y meditaticas, a los textos sagrados, al sexo tántrico. Exento de chakras y meridianos, los versos tocan el misterio de la epifanía y nos revelan la vivencia última: "Se va afinando hasta la trasparencia / el alma luminosa." Entonces el poema se transforma en una perla brillante para recordarnos que lo milagroso nos rodea.

Juan Gracia Armendáriz
Diario de Navarra, 6 de Febrero de 2017


Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP