'Alquimia ha de ser' en el blog de Hilario Barrero

Mago de metales imposibles





ALFA DE LUZ OMEGA DE SOMBRA: MAGO DE METALES IMPOSIBLES
Es un libro hermético, místico y mágico. Difícil y denso. La razón es el esqueleto, la armadura que salvaguarda el edifico de cada uno de los  poemas. Poemas que tienen un armazón de luz, aristas de sal divina, vertebras de sol humano y un olor a azufre redentor. Para gozar de este edificio, que llamamos libro, para que entendamos de su filosofía, de las imposibles aleaciones de metales imposibles, hay que saber no solo geometría, como rezaba en el frontispicio de la Academia Platónica, hay que saber amar y morir y pasar del Alfa al Omega: principio y fin. El orfebre/poeta, en ocasiones enajenado, poseído por la magia de la creación, intenta licuar su alma, como todo alquimista debe hacer, antes de fundir los metales. En esta fundición poética nos entrega un collar de perlas unidas por el hilo invisible de la poesía. Algunas venenosas, otras amargas, todas auténticas, ninguna falsa.

Con la lengua secreta
en sintagmas oscuros,
esforzado y sin tacha
se fabrica en tu mente el oro espiritual.

Poesía que en este caso se eleva a alturas arquitectónicamente wagnerianas, intocables, etéreas, intangibles. Poesía tan lejana y opuesta (y más personal y menos reverente) que la que elaboró en dos libros que el poeta publicó en 2006 y 2008. Aquí, en Alquimia ha de ser, (título debatible y misterioso) Alfredo Rodríguez, autor de libros como Regreso a Alba Longa, Ritual de combate desnudo y De oro y fuego (libros combativos) encuentra su voz y su música y su filosofía y su mundo y es, hasta la fecha, el libro más suyo, más personal, más propio. 

Heme aquí, puro, sin tacha de amor
al despuntar el día,
como quien lava suelos con el agua de rosas.
Tengo el poema omega,
alquimia ha de ser.

El libro dividido en tres partes, compuestas de diez poemas cada una, sin título, encierra, como el tema del libro requiere, claves, propuestas, frases en latín, imágenes filosóficas y una jerarquización de “metales” mitológicos que edifican un partenón para dioses expulsados de su propio paraíso. Mitologías de oriente y de occidente, de salvación y de perdición, de catedral o de buhardilla.

          Como si hubiera sido rozado por el ala
de un bello ángel o por la túnica de un dios,
con dignidad de púrpura,
las fuerzas de la Luna,
los siete chakras, el Ojo de Shiva,
el fuego oscuro o la sombra del sol…

Alquimia ha de ser  es un libro “antiguo”, basado en ideas undergound, en ocasiones con zonas muy oscuras y en otras con una luz cegadora, un libro geométricamente venenoso, un breviario para iniciados, catecismo de culto para arquitectos de la muerte, catálogo de tinieblas y de luminosidad. Un veneno con sabor a mirto.


Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP